¿Cuál es la historia de la Medalla Milagrosa? Historia y significado

Seguramente habrás oído hablar de la Medalla Milagrosa varias veces, especialmente si eres católico, donde habrás aprendido todo sobre los Sacramentales, pero ¿cuál es la historia de la Medalla Milagrosa?

Mujer con abrigo de plumas parece leer algo de la biblia en el parque de su ciudad.

¿Qué hace que esta historia sea una de las más importantes jamás contadas por diferentes individuos de la fe cristiana, y cómo surgió la medalla? Además, ¿qué hace que la Medalla Milagrosa sea una de las medallas más poderosas de la Iglesia Católica?

¿Por qué se llama Medalla Milagrosa?

La Medalla Milagrosa, antes llamada Medalla de la Inmaculada Concepción, es una medalla muy singular entre todas las demás medallas, y su primer nombre se abandonó poco después de que la gente empezara a llevar la medalla debido al hecho de que había varios relatos de milagros alrededor de la medalla para todas las personas que la llevaban.

Esto se debió al hecho de que la medalla fue creada en 1830, y en 1832 se había convertido en la medalla que todo el mundo quería llevar, ya que notaban que llevar la medalla les aportaba grandes gracias y milagros.

En el momento de la creación de la medalla, París se estaba recuperando de los efectos de la guerra, y un sinfín de personas estaban sufriendo ya que sus vidas se habían derrumbado por completo.

Había muchos enfermos y otros en condiciones difíciles, pero cuando empezaron a llevar la Medalla de la Inmaculada Concepción, las cosas cambiaron y experimentaron milagros incalculables; poco después, la medalla pasó a llamarse Medalla Milagrosa.

Los relatos de milagros hicieron que la gente empezara a llamarla Medalla Milagrosa, y este nombre se mantuvo. No sólo representaba los milagros que hacía la medalla, sino que también era el recuerdo perfecto de la salvación de la humanidad mediante los sacrificios realizados por Jesucristo. Nació de la Virgen María.

¿Qué simboliza la medalla milagrosa?

La Medalla Milagrosa simboliza la salvación de la humanidad a través del sacrificio realizado por Jesucristo por toda la humanidad. También es un hermoso recordatorio de que, al final del día, todos los que llevan la medalla reciben grandes gracias de la Santísima María, Madre de Dios.

Como medalla que se dice que fue creada bajo la dirección de Santa Catalina después de que Nuestra Señora María Madre de Dios se le apareciera en diferentes visiones, la medalla se diseñó de forma intrincada con detalles específicos que dieron lugar a una de las medallas cristianas más poderosas de la actualidad.

BOBIJOO JEWELRY - Medalla Colgante De La Virgen María...
  • Bienvenido a nuestra tienda y gracias por su visita. Puede comprar nuestros...
  • Encontrará una descripción detallada del producto en la parte inferior...
  • Todos los productos verificados y verificados antes del envío.
  • "BOBIJOO Jewelry" y "LE BAGACIER" son marcas registradas y protegidas en...

En el anverso aparece la imagen de la Santísima María con las manos extendidas y con rayos de luz que salen de las manos, simbolizando que quien llevara la medalla con confianza recibiría infinitas y extraordinarias gracias, sobre todo para todos los que le pidieran que intercediera.

La medalla también representa el poder de la Santísima Madre, que es una fuerza poderosa contra las fuerzas del mal. Y a través de la oración, puedes interceder para que María te lleve de vuelta a Jesús.

La medalla también simboliza la fe del portador en Cristo y en la Santísima Madre y su dedicación a la salvación de la humanidad.

Puesto que la propia Virgen María estaba comprometida en una profunda batalla espiritual contra el mal y, como se muestra en la medalla, literalmente venció a todo el mal, la medalla es un recordatorio de su poder contra la batalla espiritual y también del hecho de que venció al mal en un mundo malvado, que es técnicamente el campo de batalla en el que se encuentra «el globo terráqueo», como se representa en la medalla.

¿Cuál es la historia de la Medalla Milagrosa?

La Medalla Milagrosa es un símbolo importante en la Iglesia católica, un símbolo de devoción y amor. Está reconocida como un importante sacramental por la iglesia católica.

También es una forma importante de apoyo a todas las personas que buscan la gracia, especialmente a las que se enfrentan a dificultades en sus vidas o a las que necesitan un recordatorio físico del hecho de que, al final del día, no estás realmente solo, ya que siempre tienes una Madre amorosa e infinitamente buena y solidaria que también los sostendrá.

Esta creencia proviene del hecho de que, según la iglesia católica, existe la posibilidad de que hombres y mujeres de la antigüedad reciban visiones y visitas, a menudo de la Virgen María, y en otros casos, de santos concretos.

En el caso de la Medalla Milagrosa, la Virgen María se apareció a Santa Catalina Labouré el 27 de octubre de 1830, cuando la joven monja era una de las hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, un convento de París.

Recibió esta visión de la Virgen María mientras dormía una noche, cuando un niño luminoso la despertó susurrando: «Hermana, hermana, hermana». Al despertarse, siguió al niño por el pasillo de la capilla, y allí divisó la brillante figura de la Virgen.

Estos sucesos milagrosos la condujeron cerca de la capilla, donde se sentó junto a la Santísima Madre, apoyando sus manos en el regazo de María, mientras se arrodillaba a sus pies, mirándola a los ojos y teniendo una conversación de corazón a corazón.

Más tarde, Santa Catalina se refirió a este momento como «el más dulce de su vida», y 4 meses después, en noviembre de 1830, María volvió a aparecer a Santa Catalina en la capilla de la Rue de Bac. Esta vez estaba de pie sobre el globo terráqueo, y de sus manos extendidas brotaban deslumbrantes rayos de luz.

Alrededor de ella estaba el marco de una aparición con las palabras «Oh (Madre) María, que fuiste concebida sin pecados, ruega por nosotros los pecadores».

Esta vez, cuando la Virgen María se le apareció a Santa Catalina, le ordenó que hiciera acuñar una medalla sobre ese modelo y que quien la llevara recibiría grandes gracias, sobre todo si llevaba la medalla alrededor del cuello.

También indicó que el portador de la medalla debía repetir la oración que ella le había dado, y estaría bajo la protección de la Santísima Madre. Además, recibirían abundantes gracias si confiaban en el poder de la medalla.

En 1832, la aprobación de la Iglesia creó y distribuyó las primeras medallas por todo París. Aunque inicialmente sólo se fabricaron 10 medallas originales, posteriormente se hicieron muchas otras, y sólo una medalla original se conserva en el Santuario de la Medalla Milagrosa.

En el momento de su creación, la Medalla era la Medalla de la Inmaculada Concepción, pero después de que la gente empezara a llevarla y a recibir grandes milagros, se le cambió el nombre por el de Medalla Milagrosa.

En 1876, Santa Catalina falleció, pero para entonces se habían fabricado miles de millones de medallas, y hoy en día existen muchas otras, que se cree que atraen las bendiciones de Dios para el cuerpo y el alma del portador.

Conclusión

La Medalla Milagrosa es una de las medallas más poderosas de la Iglesia católica, y todos sus portadores reciben grandes gracias, tal como indicó la Santísima Madre cuando se apareció a Santa Catalina.

Deja un comentario