¿Por qué algunas joyas de oro son tan amarillas?

El oro es posiblemente uno de los pocos metales coloreados que existen. Tiene un color y un brillo difícilmente comparable a otro. Además de ser un metal completamente hipoalergénico. Aunque debemos recordar que sigue siendo un metal blando y muy maleable. Esto significa que se tiene que mezclar con otras aleaciones para conseguir piezas de joyería más duras y resistentes.

Esta chica lleva muchas pulseras de oro rígidas en su muñeca. También tiene alguna de oro blanco, pero la mayoría son de oro amarillo.

Seguramente hayas notado que alguna de tus joyas de oro son más amarillas que otras. Hay varios motivos que hacen esto posible. En este artículo trataré de dar respuesta a esa pregunta y a otras muchas que se me vienen a la cabeza. También hablaré sobre las distintas tonalidades y colores en los que podemos encontrar este metal tan valioso.

¿Por qué son tan amarillas algunas joyas de oro?

Está claro que para una gran mayoría de personas el oro de color amarillo es símbolo de riqueza. El oro en su forma más pura es de color amarillo, pero es posible que en alguna ocasión hayas notado que no todas tus joyas tienen la misma tonalidad amarilla. Estas son algunas de las posibles razones por las que esto puede suceder:

Contenido de oro

Te habrás fijado que el oro se mide en quilates. Y además de eso, dentro del mundo de la joyería se pueden encontrar joyas en distintos quilates. El oro en su forma natural es demasiado blando. Así que se debe mezclar con otros metales para conseguir una aleación mucho más resistente a golpes, arañazos y hacerla más duradera en el tiempo.

Pandora Colgante de plata de ley chapada en oro de 18 quilates y oro rosa de 14 quilates con diseño...
  • Muestre con la mano de Fátima, ojo de vista y colgante de pluma que eres un verdadero ciudadano del...

Esto termina afectando al color final de la joya. A mayor cantidad de oro tenga, más brillante y amarilla será. De ahí que las joyas con quilates superiores, además de tener un precio más alto, también tienen un amarillo y un brillo más intenso. Un anillo de oro de 10k será un poco más apagado que uno de 18k. Aunque te tienes que fijar muy bien para notar la diferencia.

Composición del metal

Mezclar oro con otros metales afecta al color final. Aparte de la cantidad o la pureza de oro que lleve cada pieza, la proporción de los metales aleados también es importante. Existen metales blancos como el zinc o la plata que darán como resultado un amarillo algo más pálido. Cuanto mayor sea el contenido de metal blanco, más tristón será el amarillo del oro.

Si el metal que combinamos con el oro es por ejemplo cobre, obtendremos un tono más rojo o rosado. Como puedes ver, jugar con el porcentaje de los metales que se mezclen con el oro puro puede dar como resultado un sin fin de tonalidades. Cuanto menor sea la cantidad empleada, más amarillo será el oro y la joya tendrá más quilates.

El baño de oro importa

Son muchos los joyeros y maestros orfebres que optan por darle una fina capa de oro puro a sus joyas. Se decantan por utilizar oro de 22 y 24 quilates. Este es el oro más puro que podemos encontrar. Por consiguiente, otorgará un brillo y un color amarillo mucho más intenso. Las joyas chapadas en oro siempre parecen más brillantes que las de oro macizo.

Una pulsera de eslabones bañada en oro de 22k. Tiene un dije con una perla natural. Es brillante y el oro se ve muy amarillo.

Esto es así porque las joyas de oro macizo suelen ser de 18 quilates. Pero como dice el refrán, «no es oro todo lo que reluce». Y esa fina capa de oro tiende a perderse con el uso continuado de la joya. Un desgaste normal que hará que ese chapado dorado termine revelando el metal que hay debajo. Pero tranquila, ya que esto no suele ocurrir de un día para otro.

Diferentes tonalidades del oro amarillo en joyería

Solemos pensar que existen tres tonos de color: amarillo, blanco y rosado. Son los más comunes y los que casi siempre se emplean para crear piezas de joyería. Sin embargo, existen otras tonalidades que seguramente no conocías. Estos son algunos de los distintos colores en los que podemos encontrar joyas de oro:

Oro amarillo

Se podría decir que es el más común y utilizado de todos. El oro amarillo siempre ha estado presente en nuestras vidas. Casi siempre que hablamos de oro se nos viene a la mente la imagen del color amarillo. Los metales utilizados para crear aleaciones en esta tonalidad son: zinc, plata y cobre. A mayor pureza de oro, más amarillo será el color resultante.

Oro blanco

En este caso el oro puro se mezcla con metales blancos para lograr un tono más blanco (obviamente). No es que sea blanco, es más bien un color plateado. Los metales empleados para crear esta tonalidad son: platino y plata. El resultado suele ser un gris claro bastante llamativo y elegante. Además, la joya fabricada en este metal suele ser bañada en rodio para mejorar la durabilidad y conseguir un blanco todavía más radiante.

Esta hombre sostiene con sus dedos un anillo de oro blanco con un diseño muy sencillo y simple.

Esta fina capa de rodio puede desaparecer con el uso continuado de la joya. De ahí que muchas veces se opte por una aleación de níquel, paladio o cadmio para evitar tener que bañar la pieza en rodio. De esta forma se consigue el mismo brillo y una resistencia mayor al desgaste. El tono del oro blanco sería igual en ambos métodos.

Oro rosa

Esta tonalidad se consigue al mezclar oro puro con cobre. A mayor cantidad de cobre mayor será el tono rosado resultante de la pieza. Esto es algo que cada maestro orfebre suele darle según sus gustos. Hay quien busca un tono rosa más delicado y quién prefiere algo más intenso. Un color de oro que gusta especialmente a las mujeres.

Oro gris

Se podría decir que es una variación del oro blanco, pero algo más intensa y apagada. El resultado final va a depender de la cantidad de metales empleados en la aleación. Se suele combinar oro puro con plata y ciertas cantidades de cobre y hierro hasta conseguir el color deseado. Puede parecer sencillo conseguir oro gris, pero en realidad requiere mucha experiencia por parte del orfebre.

Beautify Caja Organizador Almacenamiento de Joyería de Terciopelo Gris - 2 compartimentos multiuso...
  • ORGANIZACION DE OTRO NIVEL - el lujoso acabado en terciopelo gris es súper glam con un interior a...

Oro negro

Este se obtiene mediante un tratamiento térmico del oro puro con el cobalto. No sé exactamente cómo es el proceso, pero si es cierto que el tono negro del oro es bastante exótico y raro. Si quieres disfrutar de alguna joya con esta peculiar tonalidad, tendrás que rascarte bien el bolsillo. Este color se suele utilizar en joyería de alto nivel, de ahí que la mayoría de los mortales ni sepamos de su existencia.

Oro verde

Esta tonalidad es una mezcla de oro, plata y cadmio. Siendo este último tóxico en proporciones altas. De ahí que la gran mayoría de joyas de este color se encuentren sobre todo en museos. Era muy usado en la época de los faraones en Egipto. En la actualidad, se consigue este tono mezclando oro puro con cobre y plata. Aunque seguramente haya algo de alquimia en la fórmula.

Oro azul

Este oro con un color tan peculiar se consigue mezclando oro puro con hierro y níquel. La aleación resultante se somete a un tratamiento que oxida el hierro y como resultado se obtiene ese color azul tan llamativo. Otro método que se utiliza para producir oro azulado es mezclar oro puro con galio o indio.

Oferta
Swarovski Brazalete Swarovski Symbolic Evil Eye, azul, Combinación de acabados metálicos
  • Este imponente brazalete con combinación de baños ofrece un sorprendente contraste entre el metal...

Oro morado

Se podría decir que es la tonalidad más frágil de todas. El resultado es un color púrpura muy llamativo y sensual, pero al mezclar oro puro con un compuesto de aluminio, las propiedades físicas de la aleación final no son todo lo buenas que un orfebre querría tener para trabajar la pieza. De ahí que se utilice como engarzados decorativos para fabricar algunas joyas «bien caras».

¿Por qué podemos encontrar oro en distintos colores?

Las razones principales son la cantidad de oro puro y los metales empleados para la aleación final. El oro con mayores quilates tendrá un amarillo más intenso que otro con menores quilates. También influye la demanda del sector. Cada vez son más las personas que desean joyas en otros colores y con un valor de mercado alto. De ahí la gran variedad de tonalidades y colores existentes.

Jugar con las proporciones de metales en la aleación, dará como resultado un amplio abanico de colores diferentes. Hemos visto que para conseguir el oro rosa basta con incluir cobre. Mientras que para obtener colores blancos y plateados será necesario requerir al uso de platino, plata, níquel, paladio y en raras ocasiones un poco de cadmio.

Los distintos tonos de oro amarillo tienen ventajas y desventajas en términos de durabilidad y valor. Hay personas que prefieren un color más brillante e intenso y otras que van buscando diferentes cualidades. Al fin y al cabo, el mundo de la joyería es cuestión de gustos y preferencias personales. Gracias por pasarte y hasta la próxima.

Además de conocer por qué algunas joyas de oro son más amarillas que otras, también te puede interesar:

Artículos relacionados

Si te ha gustado el contenido, puedes puntuarlo y compartirlo con los amigos

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Actualizado el 2021-09-25 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados Amazon, Pixabay y Freepik.

Deja un comentario